16 de septiembre de 2008

Este blog continúa en "Una máquina describir" en Wordpress

Adiós a blogger. "El blog de Diego Gueler" cambia de nombre y sigue como "una máquina describir" en Wordpress con secciones fijas y otros enfoques. Nos encontramos ahí. Saludos.

12 de septiembre de 2008

Fotos y grafías de la semana

Desde hoy, procuraré seleccionar dos fotografías por semana o quincena que puedan resultar interesantes o curiosas para comentar.


Associated Press

La nenita de la derecha, con esos bracitos y esa chombita que parecieran prepararse para una merienda con chocolotada en el parque, es la misma que millones de espectadores vieron alguna vez desde alguna butaca. Natalie Portman. Su compañera en el estadio central del US Open de tenis lleva una pulsera (¿de oro?) y un vaso de cerveza: podría ser la adulta que la cuida, su niñera, por qué no. Es que ver a estos megafamosos fuera de su contexto, sin sus disfraces ni maquillajes y en un momento de relajo y olvido, hasta nos da la pauta que cualquier mocosa podría interpretar a la Reina Amidala en Star Wars. ¿Qué tiene de cautivante esa niña? ¿Qué Jean Renó se la quiso levantar cuando la actriz tenía 13 años (y todo el público en el cine, claro)? Natalie se ríe, porque seguramente la entrada de 800 dólares que vale esa butaca no la pagó ella, porque Rafa Nadal se mete el dedo en el culo antes de sacar y porque con esa chomba a cuadros y eso brazitos de dulce de leche puede jactarse de ser una reina de Hollywood.



Télam

"Usted no quiere darnos más becas". "Usted no apoya la educación pública". "Métase este dedo dónde ya sabe". El estudiante increpa al ministro de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Mariano Narodowski, por su polémico recorte de miles de ayudas económicas a alumnos porteños. Como vivimos en la época de que "a mí no me manda nadie" y la acusación a $2,50 (mientras haya cámaras de TV delante), esta imagen es posible en la Argentina. No es una cuestión menor: que un muchacho de 15 años pueda tomar el micrófono y ridiculizar a un funcionario delante de sus compas en plena sesión... Viva la libertad de expresión y el final del reconocimiento de la autoridad. Más allá que su reclamo sea justo o no, el pibe le habla como a su vecinito de la esquina y hasta le levanta el dedo. De respeto, nada. Jóvenes y adultos están al mismo nivel es la última filosofía. Entonces, que el pibe de camiseta amarillas se suba a la mesa, le arrebate las silla al ministro y diga qué es lo que se tiene que hacer. Por supuesto. Y le doy una idea: que las clases de matemáticas se realicen frente al Planetario los sábado de 3 a 4.20 AM.

5 de septiembre de 2008

"La fiesta no terminó" (El Gráfico)






"La fiesta no terminó", anuncio en textos y fotos sobre los atletas minusválidos argentinos que participaron de los Juegos Paralímpicos de Beijing (clickeando sobre cada imagen se amplía para poder ser leída).

2 de septiembre de 2008

Joderse la vida a uno mismo

Observar la vida de los otros muchas veces puede resultar muy útil para saber qué es lo que uno no debe hacer. O ni tan siquiera osar de proponérselo. Y, en esa línea, la antropología casera puede ser más útil todavía. Sin poder evitarlo -están justo enfrente, con sólo un jardín que nos separa- una familia de cinco miembros pasa los fines de semana ante mis ojos.


Y estas líneas vienen a cuento cuando vi cómo una de las hijas tuvo que salir a correr al gato fuera de la cerca. El pobre bicho puede salir a respirar aire, pero siempre atado con una soguita al cuello y vigilado las 24 horas. Un gato atado. Sujeto: “gato”. Predicado: “atado”.


A partir de la desesperación de la niña, y de su madre, y la de sus hermanos y la de los vecinos cuando parecía que el felino por fin rompía las cadenas, recordé la variedad de cosas que esa familia colocó ante sí para complicarse su día a día.


En poco menos de un mes de estadía, se llenaron la casa de electrodomésticos. Y ya vi en la puerta, dos veces, la camioneta de un reparador de artefactos de la zona; ésos oficios que sólo se ven en algunas películas de bajo presupuesto.


También fui testigo de varios cambio de muebles con insultos de por medio a la mueblería. Las paredes prácticamente están ocultas.


Supongo que deben tener los fondos suficientes para sostener esta segunda residencia, así como las dos camionetas (con lo cara que está la nafta, la patente y el seguro), como las cuotas de los electrodomésticos, los muebles y la comida del gato, además de la alimentación de los tres hijos y los gastos básicos de cualquier ser viviente.


Lo más curioso, sin embrago, es que se supone que en ese hogar van a despejar su cuerpo y su mente los fines de semana. Pero según lo que veo, la actividad nunca cesa, con gente yendo de aquí para allá; la empleada doméstica limpia el piso entre los cables de la playstation, la madre dando indicaciones, los chicos siempre planeando qué hacer para matar el tiempo si es que no están sedados viendo la tele. Y con la atención puesta, además, en el pobre gatito.


Aunque no lo sepa ni tenga forma se saberlo, la hiperactiva pareciera seguir el patrón de la mayor parte de las mujeres de su edad –unos 45 digamos- y estrato social –medio alto tirando a alto-. Son las que se llenan la agenda personal con actividades extras: gimnasio los lunes, natación los martes, danza oriental los martes (a última hora), idioma japonés los miércoles, hatha yoga los jueves y cocina tailandesa los viernes. Lo que sea con total de que no quede ni un huequito. Según postula la vox populi, el tiempo libre muerde.


Esta familia, sigo, suele salir de casa a los gritos y a los camperazos. Como si en su rutina ya estuviera pautado que hay que hacer muchas cosas, sin parar, para que, al final, no haya tiempo para nada más y salir a las apuradas de casa.


Libros, revistas o papeles escritos, más allá de los manuales del reproductor de DVD, nunca vi sobre la/s mesa/s de esa casa. No les vendría mal un curso acelerado de narrativa los sábados a la mañana.

25 de agosto de 2008

"En pie de Guerra" (La Nación Revista)












"En pie de guerra", reportaje sobre testimonios de argentinos en el Ejército de Israel publicado ayer en La Nación Revista.

19 de agosto de 2008

Perra vida


Hoy se me ocurrió escribir sobre una cuestión esencial: los perros. Poco se habla y escribe de ellos en los medios de comunicación y eso que para un importante número de personas -y cada vez más- los perros son parte de los cotidiano. Se supone que son las mascotas de los "amos". Pero si el "amo" alimenta, saca a pasear, le limpia la caca, lo lleva al veterinario (y les compra los medicamentos), los baña, los cepilla y hasta les corta las uñas; ya me dirán ustedes qué clase de "amos" son los dueños de perros.

Como decía, poco se trata la cuestión canina en los foros públicos. Mucho menos se hace sociología de los cuadrúpedos peludos. En mi opinión, la masiva presencia de perros en los hogares no se puede explicar de otra forma que no sea por la ausencia de cariño y compañía humana. Pobrecitos, se los utiliza para reemplazar el amigo, pareja, buen padre o buen hijo que no está o que está pero como si no. Qué pena, ¿no? Claro que no todos los que tienen perro padecen este tipo de patología. Simplemente es una moda eterna esto de tener perros. Si no fueran necesarios, ¿por qué hay tantos?

En España recorrí decenas de casas como vendedor de seguros de entierro. En tres de cada cinco puertas, calculo yo, me recibían a los ladridos. En Argentina no anda muy lejos la estadística. Hace poco que me mudé y mis dos únicos vecinos en el bloque... tienen perro. Ambos dan crédito a la máxima que postula que los peludos son semejantes a sus amos. Un padre que ronda los sesenta sale de caminata con una perro de 15 años de edad que se arrastra como puedo y ya no ladra porque ya no se acuerda. Lindo bicho: el día que me conocía por primer vez hizo pipí en mi puerta. La bautizó. La raza la desconozco (claro, como nadie informa sobre los perros). Y la del tercero es una mujer inquieta, con dos hijas inquietas y un caniche inquieto. Por sistema, infalible, ladra siempre que suena el timbre. Y seguro que muerde, de mala leche que es.

De momento, este caniche no ladra por las noches. Sospecho que porque es invierno. Esto no lo leí ni lo dijeron en la tele; lo soporte durante tres años en el monte: los perros sólo emiten ladridos nocturnos en verano.

En la Capital Federal se acumulan cada noche 70 toneladas de caca de perro. Qué poético. No vamos echarle la culpa a los peludos, pobrecitos, que ni saben que eso se llama "mierda" y que su color es marrón, amarillo, negro o hasta verde. Total, que para algo se paga el ABL y que limpien los hombres de ciudadanía paraguaya por las noches. Que se haga decreto: el que no entiende eso de tener un perro -que no sabe limpiar su propia mierda- que no lo tenga.

Por otra parte me parece que tener un perro en la ciudad, atrapado entre hormigón, asfixiado, que tenga que usar un ascensor, es antinatural para los canes. ¿Acaso no vamos a creer que la naturaleza los adaptó filogenéticamente para que puedan sobrevivir en el décimo piso de una torre de Belgrano y compartir esos 15 segundos de elevador con una viuda insufrible y mentirosa?

De chico quise tener un perro, pero me niego a torturar - y a someterme a sus caprichos- de los perros en plena ciudad, sin aire, sin que pueda hacer caca y uno no tener la obligación de limpiar el excremento en el momento. En el campo, señores, de eso se encarga la tierra. La mierda de perro es bendecida.

Perra vida. He visto gente llorar por un perro, familias descompuestas por el fallecimiento de ese hermano no humano. También vi perros llorar por la ausencia prolongada de sus dueños. De noche, los pobres ladran. Pero sólo en verano.

Un gran amigo tiene una compañía maravillosa: Negro. Lo arropa cada mañana en la playa (vive a 20 kilómetros de Barcelona), en la luz y en la sombra. Conectaron el uno con el otro. Se lo cruzó por ahí y se enamoró de él. No lo compró en una veterinaria ni en la feria de Cachogos (¿quién le habrá puesto la "g" en el medio?, que suena horrible). Tampoco lo manda a la peluquería. Si es un perro...

11 de agosto de 2008

Alfonsín tenía razón

En aquellos ochentas, la propuesta sonó a broma: la Capital Federal debía ser trasladada a la ignota ciudad de Viedma, la capital de Río Negro. La iniciativa del ex presidente radical, Raúl Alfonsín, pretendía ni más ni menos que descentralizar el poder y la población de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense. Y eso que, a mediados de los 80, éramos (yo tenía 6 años) en el área metropolitana la mitad de los 15 millones de personas que superpoblan esta región. En Brasil no había funcionado el traslado de Río de Janeiro a Brasilia -esa ciudad, San Pablo y Belo Horizonte no perdieron un solo habitante sino que siguieron construyendo para arriba-. Entonces, ¿por qué en la Argentina iba a ser exitosa?

Si hoy analizamos el exceso de gente que vive en la Capital Federal y el GBA y los apuros económicos que eso genera; la inseguridad, la inflación inmobiliaria, la contaminación, el colapso permanente y sistemático del tráfico sobre ruedas y rieles, dependencias estatales repletas de colas. ¿Se pudo haber evitado todo esto? Sí, se pudo haber evitado. Pero no se quiso.

Para colmo, todos los equipos grandes del fútbol están por acá (o a 20 manzanas del límite, que es lo mismo) y los chaqueños o salteños que no padecieron una emigración económica forzosa a la "gran ciudad" sueñan con, alguna vez, probar suerte en la ciudad donde Palermo la emboca o donde Falcao grita los goles por Fox Sports.

Como muchísima gente, tomé la determinación de escapar de la city, aunque cinco días a la semana debo ir a trabajar al barrio de Palermo. Es que no se aguanta.

Aún así debo soportar el tráfico a ciertas horas -jamás a hora pico, sería lo último-, me tomo el subte que no es nada agradable durante el día. Pero, sobretodo, debo padecer el stress visual, auditivo, gustativo y táctil de una megaurbe (metropolis, megalópolis... ¿cómo es que le decían en el cole?) que explota. Explota. Y eso que he estado en Calcuta, Bombay, México, Bangkok y otras megaciudades de más de 20 millones de habitantes. Pero estuve sólo de pasada. Aquí, vivo. Y la cosa va a peor ante nuestros ojos.

Hay que sacarle la mano de la foto triunfal a Don Raúl y darle la mano derecha. A 2008, a la vista de los hechos, habría que haberlo, al menos, probado. Total, qué se iba perder. Siendo la Argentina tan tan grande (¡de El Calafate a La Quiaca hay 5.000 kilómetros y más de la tercera parte de la población vive en 400 km2!) no hay forma lógica racional de poder explicar cómo sucedió todo esto. Los pobres del interior que conformaron las villas en los últimos 40 años nada podían hacer para evitarlo. Unos de los grande fallos estructurales de este país es la centralización excesiva, perniciosa, en Buenos Aires. Si no, miren a Europa en los mapitas de google: tienen varias grandes ciudades, la mayor parte, equilibradas. Sólo un puñado superan los 2,5 millones de habitantes.

¿A quién se le puede ocurrir poner a tanta gente a cocinar, lavar los platos, dormir, cojer, estudiar, caminar, correr, hablar, discutir, besar o patear un culo en tan poco espacio?

¿A qué clase de tarado se le ocurre tener un hospital con 500 camas para 200.000 personas?

Alguna vez tendremos a otro bigutudo "inocentón" que propondrá mandar la capital a Chapadmalal o Santa Teresita. Señores, por favor, hagámosle caso.

30 de julio de 2008

Regreso tras receso por mudanza y otros motivos

Este blog no está muerto ni muchos menos. El 20 de junio me mudé al partido de Tigre y desde entonces esta bitácora intangible se tomó un descanso, el primero desde febrero de 2007, cuando abrí este espacio personal. Seguiré incluyendo artículos firmados en diferentes publicaciones y algunas apreciaciones de lo que sucede y los que nos sucede.

15 de junio de 2008

15 años de pachanga (Revista C, Crítica de la Argentina)

Pachanga, crónica de una década y media del club de música electrónica más prestigioso de la Argentina, Pachá, en la Revista C del diario Crítica de la Argentina (Lanata). La tribu fundacional, "las fiestas de Hernán", el boom de Clubland y otros relatos de la pista y el dance en Rafael Obligado y Pampa.

Vale la pena ver los comentarios de clubbers en el foro de Hernán Cattáneo y las webs nightclubber y clubber. Cito algunos:






“Con respecto a la nota, es lejos, de las mejores notas que leì referidas a Pcha y a la mùsica electrònica. Se nota que el periodista sabe y no es un improvisado de un diario al estilo Clarin o La Naciòn, que tuvo que escribir sobre Pacha, y averiguò dos cosas y las pasò al papel. La verdad, de lo mejor en años que leò respecto de la ME”

"qe buena nota, la verdad me gusto mucho, el aire qe le da Gueler es espectacular! xD
muchas gracias pro el aporte!

"Y adhiero a la opinion de la mayoria respecto a la nota... hace una infografia y resumen bien exacto y marcado por epocas, estereotipos, artistas, restricciones y libertades..."

"muy buena nota. Interesante. Alejada de lo que comunmente se publica y eso me motivo a leer todo el articulo".

"muy buena la nota un poco larga y con demasiadas metaforas al principio, pero muy interesante e informativa. Cuanta historia que tiene Pacha"

"que bajada de linea que tiene, se nota que es una nnota que no tiene idea que fue pacha, que representa y mucho menos comparte el ideal electronico. una nota de color de un periodista q no tenia que haces"


14 de junio de 2008

Campo, Gobierno, campo ¿Y el país, la gente?

El Gobierno sabía que si se mantenía duro, los ruralistas tomarían las rutas y, a la larga, se agravaría el desabastecimiento. El campo sabía de sobras que el Gobierno no iba a ceder e igualmente siguió adelante con las advertencias. El Gobierno sabía que el campo sabía que ellos no se iban a mover ni un pelito de su posición con las nefastas consecuencias para la economía que cada día son más visibles. Y el campo sabía que al Gobierno no se le iba a mover un pelo si a la gente le faltaba la carne, en el interior no había nafta o medio país se quedaba sin poder viajar a la otra mitad. Todos lo sabían todo y aun así siguieron adelante. ¿Y la gente, los precios, las colas en los surtidores, la delincuencia en constante aumento?

A los ojos del país, el país se está hundiendo al son del conflicto entre el campo y el Gobierno. Y cuando digo hundiendo me refiero a que se puso la mesa servida para que, otra vez, haya una revuelta social. Decían que en 2009 o 2010 se venía otra coyuntura como la del 2001. Si es que la iba a ver, esta estupidez evitable entre el mundo K y el mundo Soja no ha hecho más que adelantar las fechas. Se nota: la gente perdió poder adquisitivo desde el 11 de marzo, hay más inseguridad en las empresas y en las calles (sobretodo, en el conurbano nocturno). Todo ha vuelto atrás, a 2002 o 2003, pero con precios en pesos multiplicados por dos, por tres o por cuatro. ¿Habrá vuelta atrás, al 2004, 2005 y 2006?

Que no olviden los que salen todo el día, todos los días, en la tele: las retenciones móviles y la producción de soja no son los principales problemas que afectan a la mayoría de los argentinos. Que se sepa que los principales problemas estructurales de la Argentina son la pobreza (el 40% de los argentinos no tiene dinero para la canasta básica, diga lo que diga el INDEC), la inseguridad, la inflación, la tacañez en los sueldos en la mayor parte de rubros (salvo los que pactan con el diablo, como los camioneros y choferes de subte, quienes no cobran menos de 4.000 pesos al mes, con lo formado que uno debe estar para conducir máquinas, ¿no?), la falta de instituciones políticas válidas, la dependencia de la Justica del poder y la impunidad para los casos no mediáticos, la profunda crisis familiar (padres que decidieron no educar a sus hijos), la mala educación y la pérdida total de valores en prácticamente todos los estamentos de la sociedad (lo que conlleva a la corrupción generalizada, entre otros virus como el individualismo y la deshonestidad extremos, y "el otro me chupa un huevo").

12 de junio de 2008

Preguntas y respuestas sobre el petróleo (Infobae)


"
Preguntas y respuestas de la crisis mundial del crudo", publicado el pasado domingo en Infobae.com. Explica por qué el precio de la fuente de energía más requerida en el mundo aumenta a pasos tan acelerados, cuántas reservas quedarían en el planeta y cuáles jeques árabes son los que deciden, a su conveniencia, la cotización del barril de crudo.

31 de mayo de 2008

El mayo argentino (elpais.com)

MARCHA DE PIQUETEROS AL OBELISCO (DIEGO GUELER)

"El mayo argentino", texto publicado en la sección Yo, periodista de El País

La historia antigua de la Argentina cuenta que el 25 de mayo de 1810, la burguesía criolla logró desactivar por la vía violenta la dependencia comercial con la Corona española. Es lo que los manuales de colegio rotularon como “la revolución de mayo”. La historia actual de la hija-patria española cuenta que, a dos años del Bicentenario de aquella gesta, el mismo lugar, la Plaza de Mayo, lució vacía. La guerra se ha trasladado a otra parte.

Los “revolucionarios”, los productores agropecuarios, cortaron rutas en la provincia de Entre Ríos y se enfrentaron con agentes de Gendarmería como un nuevo gesto de desagravio contra el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, por la suba a las retenciones de las exportaciones de carne y granos. El conflicto, que ya va por su segunda huelga del campo permanente, vivió sus momentos de máxima tensión, al sumarse numerosos manifestaciones de agrupaciones de piqueteros, “los contrarrevolucionarios”, quienes marcharon, en una de ellas por la Av. Corrientes hacia el simbólico Obelisco en señal de apoyo al Gobierno.

Si bien ayer la administración kirchnerista redujo levemente la presión fiscal sobre la soja, el maíz, el girasol y trigo, la cuestión de fondo sigue inmóvil en esta puja por las “retenciones móviles”. El Gobierno continúa reacio a ceder al clamor agropecuario, los ciudadanos (volvieron los célebres cacerolazos en centros urbanos) y los empresarios, que ya acusan graves efectos en la economía por el lockout agropecuario. Este mayo argentino es de color gris oscuro, tal como el cielo pre-invernal que estos días cubre a las pampas.

El resto del país sigue perplejo y cada vez más preocupado por una pugna que pudo evitarse, en una nación en pleno crecimiento económico y con una Presidenta que asumió hace seis meses con un altísimo grado de apoyo social (59%), pero que perdió 21 puntos desde que se inició la contienda, según la consultora independiente Poliarquía. Un día después, en una medida de contraataque, consultoras estatales difundieron una realidad opuesta, que la Presidenta, incluso, ganó afición.

Son las dos argentinas que se narran a diario. Cada argentino debe decidirle a cuál creer a cada paso. Pero cuidado: “El que no suma, resta”, expresó anteayer, tajante, el influyente ministro de Planificación, Julio De Vido.

El clima de este mayo francés es, por lo pronto, de nubosidad variable y probabilidad de chaparrones: hay altos niveles de inflación –20% en 2007 según las consultoras, 8% para el desmantelado INDEC oficial-, elevadas tasas de pobreza e indigencia –las cifras del Gobierno contabilizan 4 millones menos respecto a otros sondeos- y un número de delitos, crímenes y secuestros –el sábado a la noche fueron asesinadas a balazos 5 personas en Córdoba, Santa Fe y San Juan- sólo comparables al período de crisis post corralito. “¿Crisis? ¿corralito? No es posible que puedan volver a ocurrir”, aseguró un economista allegado al Gobierno. En la City porteña no piensan igual: especuladores financieros compran cada vez más dólares y euros.

Por si fuera poco, el “granero del mundo” de los años ’40 (el medioevo argentino) ahora debe tragarse toneladas de soja, trigo y bifes de lomo. Y eso que el hambre es un bien que aquí también abunda. El secretario de Comercio, Guillermo Moreno –un as de espadas del ex Presidente Néstor Kirchner- bloqueó sucesivamente las exportaciones en el legendario puerto de Santa María del Buen Ayre.

28 de mayo de 2008

Por qué el "bicing" es casi inviable en la Ciudad (Infobae)

Por qué el "bicing" es casi inviable en la Ciudad

Nota sobre los baches con los que tropezará el sistema de alquiler de bicicletas en el centro de la Ciudad de Buenos Aires. Comenzaría a funcionar a finales de setiembre y el área donde se podrán sacar y dejar bicis es, a modo gráfico, entre las estaciones de Retiro y Constitución. ¿Funcionará?

27 de mayo de 2008

La vida oculta de los Yabrán en Montevideo

UNA DE LAS MANSIONES DE LA FAMILIA EN CARRASCO

(Artículo inédito; no fue publicado en la prensa argentina)

En 2003, la familia Yabrán se radicó en la capital uruguaya, pero del otro lado del Río de la Plata sólo los vecinos del lujoso barrio de Carrasco y algunos empresarios del mercado inmobiliario lo saben. Ni los propios periodistas de los diarios más prestigiosos tenían conocimiento de esto ante la consulta. “¿Los Yabrán viven acá, en Montevideo?, ¡no me jodas!”, fue una inesperada respuesta en una redacción.


El motivo es sencillo: la familia, heredera de una incalculable fortuna que el padre generó con la postal OCA y numerosas negocios espurios, se mantiene en el más estricto anonimato. Cuando salen de compras o se dirigen hacia alguna de las oficinas de las empresas que manejan los hijos Mariano (36 años, abogado), y Pablo (39, ingeniero), lo hacen con vehículos Audi polarizados –ya no son los coches más ostentosos para la high society- y con medidas de seguridad de lo más sofisticadas.


Los recaudos son tales que la mansión que adquirió la viuda María Cristina, ubicada en la calle San Sebastián 4507, en Carrasco, dispone de un búnker en el cual la familia podría sobrevivir durante varios días ante una eventual situación de emergencia, confirmó una vecina, que, ante los antecedentes de los Yabrán, prefirió preservar su identidad.

La propiedad de Pablo Yabrán, situado en el exclusivo complejo Manantiales del mismo barrio, está en la misma línea y cuenta con un circuito cerrado de cámaras y vigilancia permanente. Acceder al complejo, aunque sea para olerlo, es im-po-si-ble.

Las estrategias de la familia para no ser identificados como los familiares del famoso empresario rozan el contraespionaje y la ficción: acuden al popular apellido “Pérez” en algunas actividades y en las escasísimas reuniones sociales a las que acuden.

Melina (29), la hija menor de Alfredo, es la que lleva una vida más “normal”. Cuando cumplió los 15, su padre le ofrendó una derrochadora fiesta con centenares de invitados. Con el correr de los años, la menor de la familia continúa con una vida a puro lujo. Junto a su esposo compraron a un reputado arquitecto uruguayo una casona en el barrio Jardines de Carrasco, el más cotizado de Uruguay junto a la barra de Punta del Este.

Mariano es el hijo que administra la mayor parte de los negocios. Según pudo saber xxxx en Montevideo, la familia Yabrán tiene oficinas propias –todas con menos de 10 empleados- en Carrasco y en el imponente edificio World Trade Center (WTC), frente al Montevideo Shopping Center, en el barrio de Pocitos. La construcción y las inversiones inmobiliarias en latifundios de uno y otro lado del Río de la Plata serían las principales áreas de negocios de los Yabrán, apuntó un empresario uruguayo. Vaya casualidad: la mayor parte de las firmas que poseen oficinas en el colosal WTC son constructoras, estudios de arquitectura y entidades financieras. Todo está a mano en la calle Luis A. de Herrera 2244.

En la recepción atiende una mujer altamente entrenada para neutralizar posibles consultas sobre lo qué ocurre en los pisos superiores.

-Buenos días. Le explico: busco a dos empresarios argentinos. Se llaman Mariano y Pablo, de apellido Pérez, y tienen a su cargo una empresa de inversiones inmobiliarias.

-¿Y usted quién es, señor?

-Soy periodista.

-Lo siento, señor, pero de inversiones inmobiliaria no sé nada.

-No puede ser. En el listado de firmas del edificio figuran varias con negocios de la compra y venta de terrenos y edificios a estrenar.

-Se habrá equivocado de edificio. Este es el World Trade Center, señor. Lo siento, pero tengo gente esperando. Buenos días.

Dos agentes de seguridad fueron avisados y hubo que salir del edificio en un santiamén.

Un relato de un empleado de una hospital de Montevideo –tampoco quiso dar su nombre y apellido- aportó información desconocida en nuestro país. En 2003, cuando recién se había radicado la familia, un nieto de Alfredo (no supo especificar cuál) padecía una grave enfermedad, por lo que una ambulancia y personal médico tuvo que ingresar al domicilio de la familia en el barrio privado. Fue un trance para el secretismo de los Yabrán.

“Nos pidieron que la documentación fuera reservada. También escuché que, por la enfermedad, tenían que viajar a Buenos Aires con mucha frecuencia”, detalló. Eso coincidió con lo relatado por un ex trabajador del Aeropuerto de Carrasco que reconocía a los familiares. “Se los veía seguido por acá, pero nadie sabía adónde iban”, recordó esta fuente.

En los últimos meses, diferentes investigaciones publicadas en la prensa vincularon al valijero Antonini Wilson –el 4 de agosto último pretendió ingresar casi U$S 800 mil a la Argentina sin declarar- con empresas de Alfredo (la dirección que el empresario venezolano declaró en Buenos Aires es Viamonte 352, donde funcionó el ex grupo Yabito), de sus hijos (Royalclass, de Lalonec S.A., propiedad de Pablo Yabrán, alquiló a ENARSA el charter de la valija) y un abogado del magnate fallecido, el camarista federal Guillermo Ledesma, fue contratado por un pariente de Moisés Maiónica, uno de los arrepentidos de intimidar a Antonini para que callara el destino del maletín. A su vez, el uruguayo Rodolfo Wanseele Pacciello, también preso en EE.UU. por la misma causa de espionaje ilícito en territorio yanqui, trabajó hasta 1999 en OCASA, la única firma que Alfredo reconoció como propia. Bingo.

Por todo eso, la familia Yabrán restringió sus movimientos y exposición a los vecinos en los últimos meses.

El diputado del Partido Nacional de Uruguay, Pablo Abdala, encabezó la cámara que investiga los lazos entre la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y el gobierno de Tabaré Vásquez a raíz del Fondo de intercambio Artigas-Bolívar y el caso Antonini. En su despacho, el legislador por el “Herrerismo” guarda una copia que le remitió migraciones: el valijero visitó Uruguay al menos siete veces entre marzo de 2006 y agosto de 2007. El promedio de la estancia fue de tres días. Poco se sabe del motivo de sus visitas, aunque en la constructora de casas prefabricadas UMIS S.A. que vendió lotes al el gobierno venezolano revelaron que, en setiembre de 2006, Antonini escoltó al gobernador del Estado de Cojedes de Venezuela, Johny Yánez, durante el recorrido por la fábrica. ¿Se habrá visto también con los Yabrán en sus viajes relámpago?

A pesar del afán por ocultarse, la fachada de la mansión de María Cristina, la viuda de Alfredo, da a la Rambla montevideana sin arboledas, muros o grandes enrejados de por medio. De manera que cualquier curioso que la cruza en coche puede avistar el modelo de las cortinas de los “Pérez”. Cuando este periodista se detuvo frente al domicilio, en la puerta estaba estacionado un coche con patente diplomática AAY 003. Hasta en la puerta de casa, los lazos de los Yabrán siguen siendo del más alto nivel.

Las huellas de Don Alfredo

El 20 de mayo de 1998, Alfredo Nalhib Yabrán se suicidó dándose un tiro en la cabeza con una escopeta en su chacra de Entre Ríos. Poco antes, la Justicia argentina había ordenado la detención por su presunta autoría intelectual en el asesinato del fotógrafo de la revista Noticias, José Luis Cabezas. El poderoso empresario fue propietario de una gran cantidad de firmas, pero sólo reconoció ser el dueño de la inmensa red de correos privado OCA. Sus operaciones ilícitas salieron a la luz cuando el entonces ministro de Economía argentino, Domingo Cavallo, denunció en el Congreso, en agosto de 1995, que Yabrán era "el jefe de una mafia enquistada en el poder". A partir de ese momento, con su exposición mediática y las pesquisas judiciales, el empresario comenzó a perder la protección que, hasta ese momento, le habrían permitido amasar una fortuna al margen de la ley. En febrero de 1996, el poderoso Alfredo fue fotografiado por primera vez por la cámara de Noticias. Y en enero de 1997 apareció el cadáver carbonizado del reportero gráfico Cabezas. Yabrán, el principal sospechoso, negó siempre su relación con el crimen.

15 de mayo de 2008

Humor literario en la Feria del Libro (nota en elpais.com)

"Juan Cruz y Manuel Vicent matan de la risa a la Feria del Libro de Buenos Aires", articuló que pubLqué el 7 de mayo en la sección "Yo, periodista" de la web del diario madrileño El País.


LOS ESCRITORES Y PERIODISTAS MANUEL VICENT Y JUAN CRUZ FIRMAN EJEMPLARES TRAS LA CONFERENCIA QUE OFRECIERON EN LA FERIA DEL LIBRO

11 de mayo de 2008

"El pueblo de la sed", en Revista C (diario Crítica)

"El pueblo de la sed", publicado hoy en la Revista C (diario Crítica de la Argentina). Es una crónica testimonial de cómo el cambio climático afecta al pueblo dogon de Malí, en África.












6 de mayo de 2008

El calvario del chofer

La semana pasada, una nena de 6 años sufrió una fractura de cráneo y debió ser internada de urgencia por un piedrazo que recibió cuando viajaba con su madre en bus desde Buenos Aires a La Plata por la autopista. El incidente ocurrió a la altura de Dock Sud, frente a una villa. La piedra, como otras tantas anteriores que cayeron en ese tramo de la autopista, tenía como objetivo que el chofer detuviera el bus para que luego los viajeros fuesen asaltados por quien la tiró y otros compinches. Cruzan un alambrado, corren al bondi y suben por el golpe.

Yo tomo ese micro, en esa dirección, una vez al mes, más o menos, para ir visitar a un gran amigo que vive en la entrada de La Plata. La última vez, casualmente, me senté en los primeros asientos y mantuve una larga conversación con el chofer. Hablamos sobre la inseguridad en la provincia de Buenos Aires y los asaltos a la empresa Costera Metropolitana. Él me cuenta que les roban tanto arriba del micro (el ladrón camuflado de viajero, o en plural) y en el camino, en la cola del peaje de Dock Sud (rara vez) o por detenerse por un pedrada. "La empresa decidió que no cobremos más pasajes a bordo, así, aunque sea, no nos asaltan más acá arriba", señala el conductor. Pero los piedrazos no cesan.

Y ahí no termina la violencia para el conductor. Ahora resulta que como no venden pasajes durante el trayecto, algunos clientes no enterados de ello se quejan cuando deben bajarse a mitad de camino. Algunos reaccionan de forma amistosa, otros no. En un caso que presencié en vivo y en directo, una pareja subió en Correo Central (Corrientes y Alem) sin boleto. El chofer los invitó a bajarse y a que compraran el ticket en el kiosco, a pocos metros de la parada. "Decisión de la empresa", argumentó. El macho insultó y cuando un pasajero le insistió que se bajaran, porque se estaban demorando, el macho respondió como respondería un importante porcentaje de los argentinos: le tiró una trompada en la cara. Otro pasajero intervino, los separó y logró convencer a la pareja para que por fin se bajaran. En la mochila de ella había pegada una calcomanía de la Juventud Peronista.

22 de abril de 2008

Uruguay se ríe de nosotros

Ciudad Vieja de Montevideo, julio de 2007. DIEGO GUELER

Les cortamos los puentes fronterizos hace casi un año y medio. Les tiramos humo durante diez días. Les vendemos los programas de televisión más banales, que aniquilaron toda iniciativa de producción nacional charrúa.

Nos
envidian porque nuestro fútbol es más competitivo y porque nuestra Selección de fútbol se clasifica a todos los mundiales, cuando la de ellos, no.

Nuestros
dólares llenan la barriga de su economía en Punta del Este. Hasta les pagamos impuestos inmobiliarios por propiedades que tienen la persiana baja nueve meses al año.

Sus futbolistas -pongamos Enzo Francescoli y el Manteca Martínez- fueron ídolos absolutos en el fútbol argentino a principios de los '90 como dos argentinos más. El griterío de "uruguayo, uruguayo" es ya un clásico.

Argentina es noticia a diario en Uruguay. Si hasta Clarín y La Nación se consiguen en la 18 de julio con tanta facilidad como El País o La República. Todos los programas argentinos de mayor audiencia también se ven allá (mi prima Mariela conoce todos los cotilleos argentinos en detalle).
En cambio, Uruguay sólo es noticia en Argentina por causas mayores.

Argentina terminó de asfixiarse en diciembre de 2001 y, por el efecto arrastre, extendió sus manos y ahorcó a su vecino más débil. Nuestro país se "recuperó" después de 2003, pero a Uruguay le costó bastante más. Ni siquiera se "recuperó" todavía.

Q curiosa es la relación entre los argentinos y los uruguayos. Es algo más que un vinculo geográfico. Si hasta nos parecemos en todo, salvo en el canto del habla, la temperatura del mate y los cobradores arriba de los buses. Prueba de ellos son los muchos flechazos de amor que cruzan el río contaminado en formato de audio, chat o e-mail cada noche.


Ciudad Vieja de Montevideo, julio de 2007. DIEGO GUELER

Lo que me llama más la atención es que siendo tan semejantes en lo social y cultural, en la Argentina ocurran cosas que allí no pasan ni por asomo. Serán menos, pero es no implica que se tengan que querer más. O despreciar menos, mejor dicho. Porque esa violencia permanente, el rencor, la envidia, los patoteros y el hijodeputismo galaponantes de la Argentina no son moneda común allí.

Son igual de pobres - o más- que los argentinos pero en Montevideo no hay cartoneros (ni trenes de cartoneros ni mafias de cartoneros), los mendigos no intimidan a los transeúntes y la Policía no tiene que escapar a los tiros de las villas cada semana. ¿Por qué será?

Los políticos se insultan como niños, como en todos lados, pero los gremios no tienen tanta vos y poder y la mafia no manda como aquí. El presidente uruguayo, Tabaré Vásquez, no quiso responder muchas preguntas sobre el contencioso de Botnia. Su silencio y abandono de la causa fueron inequívocos. De hecho, un primo uruguayo, Sergio, me dice que no piensa volver a la Argentina hasta que no cambie el Gobierno argento. Y así piensan decenas de miles de uruguayos. Aunque no por lo tanto que los jodimos -el piquete, el humo, la crisis, Tinelli-, sino porque, a pesar que sienten un cariño especial producto de esa curiosa hermandad, ven que sus vecinos se están agarrando a trompadas por causas injustificadas.

En las tandas publicitarias de
Bailando por un sueño, unos familiares me mencionan el conflicto entre el Gobierno y el campo, el humo, la inflación y otros sinrazones argentinos al por mayor. Y se ríen. Se ríen de nosotros. La verdad, tienen porqué.

12 de abril de 2008

Los hermanos sean unidos

Se besaban como dos chicos de 15 años. Se abrazaban. Se miraban a los ojos durante largos minutos. Se volvían a besar. Se volvían a abrazar. Los que rodeábamos a esta pareja idílica en esa fiesta éramos pura envidia: estaban acariciando el amor íntimamente. Qué lindas imágenes, qué linda postal: él rubio -lindo-, ella rubia -linda-. Los dos, pegajosos, inseparables. Pocas veces visto; una energía muy particular los unía.

La hermana-novia superaba los 30 y el hermano-novio tenía algunos años menos que ella.

Era octubre del año pasado, o noviembre. En medio del baño de música, uno de los mejores amigos de esa pareja ejemplar, con el que había intercambiado un par de frases, se me acerca, entre comentario y comentario.

-Che, te voy a contar algo... Te vas a caer de culo -me dijo-. Esa pareja tan linda que ves.... Son hermanos.
-Nooooo, fue mi respuesta natural. Me agache, me tome los ojos con las manos y pensé en ellos, en esa belleza amorosa y el desafío a las normas de la vida.
-Mirá que los viejos ni nadie lo sabe. Sólo nosotros, me advirtió su amigo.

Guau.

La curiosidad mató a mi gato. Le pregunte hacía cuánto que estaban juntos y me contó que vienen a los besos desde hace unos años, pero hace recién uno que son pareja "clandestina". Los padres ni sospechan siquiera, me aclaro, pero que ellos hacen todo lo posible para evitar conjeturas inconvenientes. ¿Y tienen sexo?, proseguí con el cuestionario. "Por supuesto... en todos lados. Se aman", me respondió.


Vaya si se amaban. Minutos después, el amigo le hace el gesto al hermano-novio que yo sé el gran secreto. Entonces, el hermano-novio me hace la seña del silencio, que el asunto es jodido. Ya me imagino. ¡Dos hermanos que se desviven uno por el otro, cojiendo en el baño de mamá y papá! Con la hermana-novia, en cambio, ni palabra. Ella no sabe que yo sé. La cosa era delicada.

Qué duro debe ser para ellos esconder una realidad no aceptada por la familia y los cánones de vida estándar actual. Según me susurraban, si los padres se enterasen... se morirían de un infarto. En el mejor de los casos, fractura familiar y separación kilométrica de los hermanos. Uno a Japón y el otro a la Patagonia.

Yo fui sincero y les di mi apoyo: les dije que si la vida le había puesto esa persona en frente, es por algo, algún sentido tiene. Fue un alivio para ellos entre tanta censura y autocensura.

¿Es que si te ves muy atraído por un ser, porqué no ir a hacia él? ¿No es de lo de lo más natural? No obstante, le de un consejo: la situación debían "blanquearla" tarde o temprano o terminar con el noviazgo. Porque, ¿cuánto podrían mantener ese romance feroz en el ropero?

Hace dos meses los volví a ver. Seguían matándose a besos. Y seguía ocultos.


Le avisé al amigo que yo era periodista y que, si algún día se confesaba ese amor a su familia y conocidos, que me avisasen, que es una historia que ilustraría cualquier tapa de una revista o dominical de diario de gran tirada argentino. Me los imagino a los dos de blanco, mirándose, como en la fiesta, con un pastizal y flores como paisaje de fondo. El Edén mismo.

Sin embargo, el interlocutor dinamita mis esperanzas. El secreto es más fuerte.

Consulté esta ¿anomalía? amorosa a un puñado de psicólogos o estudiantes avanzados de psicología. Todos coinciden: el amor entre hermanos es patológico. ¿Me están diciendo que estos dos enamorados son enfermos? No lo parecen. Lo que sí, es que, a veces, la vida supera la capacidad de análisis de las mismas ciencias. Casualmente, unas semanas después leo que unos hermanos ingleses, quienes desconocían su parentesco sanguíneo, se ligaron y casaron. "Una sinergia especial los atraía", explicaba el artículo. Ok. Sus hijos corren grave riesgo de malformación al nacer. ¿Y el día a día, la energía que los atrae, no está permitida?

Me acuerdo, también, de hermanos que se acariciaban demasiado cuanto promediaban los 20 o de amigos que me confesaron haberse encamado con su prima hermana (y otros tantos que quieren imitarlos). No es lo mismo un primo que un hermano, claro, ¿pero es el mismo instinto incestuoso?

Me rindo. Mientras, el hermano-novio y la hermana-novia se siguen mirando, besando y abrazando. Que Dios los bendiga.

2 de abril de 2008

Aprender a vivir

El Periódico de Catalunya (Barcelona, España),
20 de mayo de 2003.

28 de marzo de 2008

Observando a Luis D'Elía

Luis D'Elia, el miércoles 26 de mayo en Plaza de Mayo. DIEGO GUELER

Y un día tuve que ir a ver a este piquetero boxeador en persona. El martes sacó a las trompadas de Plaza de Mayo a todo aquel que pensaba diferente al decálogo kirchnerista -parece que sí aprendió rapidito de Chávez y Fidel Castro, como alguna vez dijo-. Me moría de ganás, sin bandera política, de ver al líder piquetero K en acción. El miércoles no aguanté: volvía a oír las cacerolas en la TV que se alineaban con la protesta "del campo", me tomé el subte línea D y me fui derechito a Plaza de la República. Mientras viajaba bajo tierra, observando no más que paredes grises oscuras, una tras otra, volvían a sucederse incidentes. Segundo round: D'Elía volvió a limpiar la plaza. Sobre las 22.30 se personó en el parque bastión del romanticismo argentino.

-Juancito, éste es Luis D'Elía, el capo de los piqueteros, le explicó un padre a su hijo.
-¿Cómo andas Juancito? -D'Elía se agachó y saludó al nene-. "Ves, esta es la gente que aguanta, que quiere un futuro mejor para vos y tu generación", explicó el titular de una departamento de administración de tierras inventado a su medida y cuyo nombre real no recuerdo. El nene casi se hace pis encima. Estaba con el magnánimo Luis D'Elía, con una camisa blanca entreabierta, siempre verborrágico.

Como el padre y el niño, decenas de personas se acercaron a mostrarle su apoyo y, quizás, futura sumisión. Se sabe, todos quieren ligar algún currito de la red de influencias de este hombre, si es que se sigue acercando al poder. Chupamedias.


Contracacerolazo a favor del Gobierno. DIEGO GUELER

Lo miré con tanta atención, de un ángulo y de otro, que D'Elía me miró con mala cara. ¿Se habrá dado cuenta que no estaba con la causa y que estaba ahí de puro curioso? Tiene alma patotera, de barrabrava. La sensación era que todos los que no se arrodillaban ante él eran potenciales traidores o enemigos (otra lección muy bien aprendida en el Caribe). No exagero.

Estuvo una hora en plaza de mayo. Saludó y habló. Y se fue. Poco más. La faena estaba hecha. La plaza limpia, un nuevo triunfo de la Juventud Peronista y la CTA más oficilista. A las 23, las agrupaciones se fueron "espontáneamente" en micros que los esperaban en la calle Piedras y Paseo Colón. ¿Quién pagó los viáticos? ¿Será más cara la tarifa nocturna?

No odio a D'Elia de la misma forma que él odia "a los blancos, a las clases altas de Barrio Norte y la oligarquía argentina que tanto daño hizo al país matando a mucha gente" (no kircheristas = milicos). Ni siquiera me genera repugnancia (y eso que después de tantos bifes en Plaza de Mayo, debía a oler de lo peor). En su momento le tiró claveles al presidente de... Irán o a quien conveniese para magnetizar a los micrófonos. No, no lo odio.

Simplemente, me da lástima. Pobre hombre. Pobre.

24 de marzo de 2008

32 años después: demonios de otro color

Revista Satiricón, marzo de 1976


A 2008, ¿alguna publicación de consumo masivo -las de humor inclusive- tendría la osadía de titular de esta manera en su tapa? Sabiendo o no que la revista iba a desaparecer una vez usurpado el poder por los militares, hay que sacarse el sombrero frente a semejante manifestación de valentía y realidad por parte de Carlos Ulanovsky y compañía.

18 de marzo de 2008

Sobre la violencia en el fútbol argentino

LA BOMBONERA, SET 2005 (DIEGO GUELER)


Cada equis meses, algún hincha de algún club de Primera División del fútbol argentino muere antes, durante o después de un partido, en el interior, en las inmediaciones de algún estadio o a quinientos kilómetros de la cancha. De esto ya sabemos desde hace bastantes años. Se encienden las trompetas de las críticas, la vociferaciones al por mayor y a mitad de precio. La culpa o responsabilidad, es siempre, de los otros: de la AFA por no poder ofrecer garantías de seguridad, de la Policía o Ministerio del Interior de turno, o de algun organismo creado para la ocasión que tampoco da la altura. Y si no suspenden los partidos que todavía no se habían jugado, van más protagonistas del fútbol a la horca. No es tan fácil detener el monstruo del fútbol como se exige: además de los dueños de la pelota -los patrones de la TV, los sponsors y algunos presidentes de clubes-, decenas de familias, las de los cocacoleros de la popu o las de los empleados que cortan la entrada de la platea, subsisten por puestos de trabajo creados en alguna institución del mapa fútbol.

TODOS son unos incompetentes. TODOS son corresponsables. Ese TODOS, de uso fácil, se esfuma en la niebla y pocas veces ruedan cabezas, si es que la horca es el método más efectivo para acabar de una buena vez con los episodios de violencia en el fútbol.

Existen muchos ejemplos que evidencian un mal manejo de la situación. Si unos incidentes los provocan los hinchas de un club de la A en un partido contra un equipo de la B Nacional, pero la sanción tras una muerte (del conjunto de la B Nacional) recae en la categoría inferior -como ocurrió tras el Nueva Chicago-Tigre en el repechaje-, uno tiene el derecho de sospechar con fundamentos sólidos sobre el coeficiente intelectual de quienes toman las decisiones en estos asuntos. Ahora los hinchas del Ascenso no pueden ir a ver a sus equipos en condición de visitante.

En Inglaterra, la mano dura, teledirigida desde en forma vertical desde el mismo gobierno, erradicó a los violentos del fútbol. Los hooligans went home. Pero en nuestro país, la mano dura se presta a equívocos -los bigotes y el falcón verde- y, como ya tenemos sobradas experiencias, no lleva a ninguna parte... deseada. Las recetas del Norte, en este caso, no nos sirven, porque, además, la violencia es estructural y natural de la identidad argentina actual. ¿Alguien lo duda? No todos reaccionamos a la piñas, claro que no, pero si un considerable porcentaje de la población. En la isla del Atlántico Norte, en cambio, aún leemos historias de sangre en las páginas del Sun, pero los homicidos descontrolados que cada día nos obsequian junto a la medialunas las páginas de Policiales de la prensa argentina ganan por goleada: 6 a 1.

La semana pasada, un obrero asistió a una mediación en la que la empresa contratante le iba a anunciar que iba a un juicio por una falta que el trabajador había cometido. Éste, al enterarse de su inminente infortunio, sacó un cuchillo de cocina que tenía escondido en una bolsa y mató de dos puñaladas a una abogada y a su asesor. No jugaban River ni Boca ni Sacachispas.

Conjetura: ¿si al hincha de Vélez lo mató un borracho del bajo Flores que ni idea tenía del partido que iba a disputarse entre ese equipo y San Lorenzo? ¿Por qué se trata la violencia en el fútbol en una sala de terapia intensiva diferente al de la violencia de la sociedad, la cotidiana? ¿Acaso los barrabravas se transforman el fin de semana y el resto de los días se portan como unas señoritas? Cuesta creerlo. Claro, se suele decir que, en los partidos de fútbol, los hinchas descargan las porquerías acumuladas en su basurero durante la semana. Con más razón aún.

La raíz de este cáncer, hay una coincidencia unánime, es la educación, o la falta de ella. No se trata de distinguir entre bien educados o mal educados (los malos modales son también propios de los millonarios), sino de la constancia elemental, infantil, de que pegarle al otro causa un daño físico y moral que ningún ser humano querría padecer. Es una premisa muy básica vista desde una lectura de un blog -todo un lujo-, pero ciertos sujetos no pueden con ella. También es sencillo comprender que porque el otro simpatiza por otros colores, tiene el mismo derecho a vivir y existir como uno mismo. Punto. No hablamos de que todo individuo deba saber si Napoleón Bonaparte fue un conquistador del imperio francés en el inicio del siglo XIX o un atleta semifondista olímpico.

La lección en limpio: no pegar, el simpatizante rival tiene derecho a existir (y Napoleón fue un conquistador francés).

Un saludo cordial y hasta el próximo muerto.

12 de marzo de 2008

Jorge Guinzburg y una columna para el recuerdo

www.pagina12.com.ar

DESDE EL DIVAN

La máquina de hacer estúpidos


Jorge Guinzburg

A los 20 minutos de sesión, cuando el cuero del diván comenzó a mojar mi espalda, decidí que era momento de contar mi problema. Me preocupaba haber perdido meses de terapia con una idea equivocada: desde el primer día sostuve que había llegado al consultorio sólo porque la realidad me quería volver loco. Hoy, sin embargo, una nueva teoría me angustia mucho más: lo que quería la realidad no era volverme loco sino estúpido. Y no solo a mí, a la sociedad en general. Hay un complot mundial, encabezado por los grandes líderes de opinión, secundados por artistas, deportistas, personajes del jet set y comunicadores sociales, cómplices de ellos, que quieren borrar todo rastro de lucidez de la faz de la Tierra. Ahora entendía cuál era la estrategia para lograr su maquiavélico plan. Hablar. Hablar más que escuchar. No cabe duda de que si Dios nos dio una boca y dos oídos fue para que oigamos el doble de lo que decimos, no al revés. Pero la mefistofélica idea de la logia secreta es aturdir las mentes sanas con una catarata de frases tontas hasta que las aceptemos como normales, incluso como inteligentes. En ese momento habrán triunfado y el raciocinio será sólo un recuerdo de una cualidad perdida en la evolución de la especie.

Esta semana, el presidente del país más poderoso del mundo, George W. Bush (uno de los hombres clave del operativo) trató de acelerar el proceso con varias frases que pueden aniquilar las neuronas de los desprevenidos. Por ejemplo "queremos que haya hombres viviendo en la Luna". Sé que lo hizo para que yo, en lugar de analizar que lo dijo en medio de su campaña, al escucharlo piense "qué lindo que el hombre pueda vivir en la Luna", y caiga en la trampa. Por si no lo hacía, Bush me tiró otra granada: propuso un presupuesto de 1500 millones de dólares a favor de los "casamientos saludables", es decir, de blanco y entre heterosexuales. Si no hubiera entonces pensado cuánto podría acelerar la búsqueda de una vacuna contra el sida ese dinero, mi cerebro habría sucumbido.

Desde España, el imán Mohamed Kamal Mostafa explicó en un libro que a las esposas rebeldes hay que pegarles "con una vara no muy gruesa, para no dejar marcas, y que los golpes no deben ser fuertes porque el objetivo es causar sufrimiento psicológico y no humillar". ¿Cómo se causa sufrimiento psicológico sin humillar? ¿Se habrán sentido humillados los comandos argentinos torturados desde 1965 hasta 1994 como parte de su adiestramiento militar? Y volviendo al plan aniquilador de neuronas; cuando Alfonsín, presidente desde 1983 a 1989 dice "yo no sabía nada", ¿será parte de la logia? ¿Estará esperando que yo no piense que cuando un presidente no se entera de algo así, su idoneidad en el cargo está cuestionada? Miguel Angel Toma, miembro de la Comisión de Defensa de Diputados entre 1985 y 1997, ¿es parte del proyecto cuando dice "es una denuncia que debe ser investigada"? ¿Querrá que yo no me pregunte cómo no lo investigó él, durante 12 años, para que pierda mi capacidad de cuestionar?

"Y hay más, tantos que no puedo mencionarlos en sólo 50 minutos", dije saltando del diván. "¿Todos dicen cosas tontas para destruir mi cerebro?"

"La verdad, no sé qué decir", contestó mi terapeuta. Eso me alegró tanto que pagué la sesión feliz al comprobar que si prefiere pensar a hablar, él no es parte del complot.

Suplemento Zona de Clarín, domingo 18 de enero de 2004.

29 de febrero de 2008

"Crítica de la Argentina", el nuevo diario de Jorge Lanata

Jorge Lanata (Perfil.com)

Dice Jorge Lanata en el documental "Crítica de la Argentina: el último diario de papel", que él ya parió una redacción con periodistas (Página 12) y que por eso tiene bastante más que perder que ganar. Habida cuenta de los cigarrillos consumidos, el periodista más influyente y creíble de la Argentina (no es que lo diga yo, sino, diferentes sondeos de la última década infame) es a prueba de balas. No sólo por el aguante de su lomo. El acto de denunciar a un innumerable número de funcionarios y poderosos corruptos y miserables, y no morir después de la publicación en una nación densamente poblada por mafias, matones y patoteros, ya es toda una proeza. Y, ahora, lanzarse, en plena era digital, la del mendigaje de las buenas lecturas y la dictadura de la TV, con un diario en papel (la editora se autodenomina "Papel 2.0") también representa un acto de heroísmo. No sólo eso. Un as de la crónica periodística en la Argentina, Martín Caparrós (subeditor del diario, por cierto), recuerda en el mentado documental: "hacer un diario es la esencia misma del periodismo".

Como todos sabemos, los foros y los blog son un terreno abonado para las informaciones interesadas, parciales y, casi siempre, sin ningún tipo de rigor. Hasta se dijo que el Gobierno "bancaba" a Lanata para arruinar al Grupo Perfil. ¡Patrañas! Apuesto a que Crítica se meterá con algunos de los temas más sensibles del Kirchnerismo en su primera semana de vida. Por más que La Nación y Perfil conformen lo que Cristina califica como "oposición" (Lanata, en la rueda de prensa presentación del diario fue preciso: "¿Lo de la bolsa de Miceli es hacer oposición? No. Eso es periodismo"), Crítica, pongo mis fichas, va a ir más allá. Caiga quien caiga. De lo contrario, Jorge y sus atados se habrían quedado en casa. Qué no quepan dudas: habrá periodismo de investigación, pero en serio, de rigor, ortodoxo, clásico, y bastante menos contaminado respecto a lo que otros medios llaman "periodismo independiente".

El Número 0 (eblog.com.ar)


Firmas atractivas no van a faltar: Jorge Lanata, Martín Caparrós, Susana Viau, Liliana Peker, Miguel Bonasso (escribirá la biblia de su amigo Fidel Castro, ¿no?) y Gustavo Veiga, entre otras. La mesa está servida, señores.

¿Qué tipo de lectores atraerá? El primer séquito de Página 12 (más todos los que no tragan su reformulada líneas editorial desde que Néstor asumió el poder en 2003), los seguidores históricos de Jorge Lanata (vaya donde vaya, recite donde recite, que no son pocos) y una porción de los habituales del diario Perfil y la revista Noticias, los más perjudicados con este lanzamiento. No es casualidad: la mayor parte de los profesionales de la información contratados procede de estas dos empresas periodísticas. También lo comprarán algunos clientes disconformes con La Nación y Clarín (los menos), jóvenes curiosos que no se chupan el dedo y el 90% de los estudiantes de Periodismo.

Vale la pena invertir $ 2,50 ("ARS", según las aerolíneas y webs de turismo; vaya estupidez) y probar algo distinto. A modo de eslogan: si el periodismo pretende descodificar lo que comúnmente llamamos "realidad", Crítica de la Argentina se va a aproximar más que cualquier otro medio argentino a ese concepto vacío y al mismo tiempo desbordante que nuestros sentidos y nuestra razón toman de este complejo mundo. Aunque sea en el orto del mundo.

6 de febrero de 2008

Zapateando por el Obelisco


Encontré unos afiches propagandísticos de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) en la Av. Carlos Pellegrini y Av. Corrientes, frente al Obelisco. Esto es, a unos 11 mil kilómetros de Madrid, donde se centra esta campaña presidencial española, pero globalizada. Los fotografié -llevaba una digital 'pocket'-, se la envié al diario El País y las publicaron en la tapa de su web (después del 7-f no aparece, amigos, porque la web se actualiza) y en otras dos páginas enlazadas. Página 1. Página 2