16 de septiembre de 2008

Este blog continúa en "Una máquina describir" en Wordpress

Adiós a blogger. "El blog de Diego Gueler" cambia de nombre y sigue como "una máquina describir" en Wordpress con secciones fijas y otros enfoques. Nos encontramos ahí. Saludos.

12 de septiembre de 2008

Fotos y grafías de la semana

Desde hoy, procuraré seleccionar dos fotografías por semana o quincena que puedan resultar interesantes o curiosas para comentar.


Associated Press

La nenita de la derecha, con esos bracitos y esa chombita que parecieran prepararse para una merienda con chocolotada en el parque, es la misma que millones de espectadores vieron alguna vez desde alguna butaca. Natalie Portman. Su compañera en el estadio central del US Open de tenis lleva una pulsera (¿de oro?) y un vaso de cerveza: podría ser la adulta que la cuida, su niñera, por qué no. Es que ver a estos megafamosos fuera de su contexto, sin sus disfraces ni maquillajes y en un momento de relajo y olvido, hasta nos da la pauta que cualquier mocosa podría interpretar a la Reina Amidala en Star Wars. ¿Qué tiene de cautivante esa niña? ¿Qué Jean Renó se la quiso levantar cuando la actriz tenía 13 años (y todo el público en el cine, claro)? Natalie se ríe, porque seguramente la entrada de 800 dólares que vale esa butaca no la pagó ella, porque Rafa Nadal se mete el dedo en el culo antes de sacar y porque con esa chomba a cuadros y eso brazitos de dulce de leche puede jactarse de ser una reina de Hollywood.



Télam

"Usted no quiere darnos más becas". "Usted no apoya la educación pública". "Métase este dedo dónde ya sabe". El estudiante increpa al ministro de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Mariano Narodowski, por su polémico recorte de miles de ayudas económicas a alumnos porteños. Como vivimos en la época de que "a mí no me manda nadie" y la acusación a $2,50 (mientras haya cámaras de TV delante), esta imagen es posible en la Argentina. No es una cuestión menor: que un muchacho de 15 años pueda tomar el micrófono y ridiculizar a un funcionario delante de sus compas en plena sesión... Viva la libertad de expresión y el final del reconocimiento de la autoridad. Más allá que su reclamo sea justo o no, el pibe le habla como a su vecinito de la esquina y hasta le levanta el dedo. De respeto, nada. Jóvenes y adultos están al mismo nivel es la última filosofía. Entonces, que el pibe de camiseta amarillas se suba a la mesa, le arrebate las silla al ministro y diga qué es lo que se tiene que hacer. Por supuesto. Y le doy una idea: que las clases de matemáticas se realicen frente al Planetario los sábado de 3 a 4.20 AM.

5 de septiembre de 2008

"La fiesta no terminó" (El Gráfico)






"La fiesta no terminó", anuncio en textos y fotos sobre los atletas minusválidos argentinos que participaron de los Juegos Paralímpicos de Beijing (clickeando sobre cada imagen se amplía para poder ser leída).

2 de septiembre de 2008

Joderse la vida a uno mismo

Observar la vida de los otros muchas veces puede resultar muy útil para saber qué es lo que uno no debe hacer. O ni tan siquiera osar de proponérselo. Y, en esa línea, la antropología casera puede ser más útil todavía. Sin poder evitarlo -están justo enfrente, con sólo un jardín que nos separa- una familia de cinco miembros pasa los fines de semana ante mis ojos.


Y estas líneas vienen a cuento cuando vi cómo una de las hijas tuvo que salir a correr al gato fuera de la cerca. El pobre bicho puede salir a respirar aire, pero siempre atado con una soguita al cuello y vigilado las 24 horas. Un gato atado. Sujeto: “gato”. Predicado: “atado”.


A partir de la desesperación de la niña, y de su madre, y la de sus hermanos y la de los vecinos cuando parecía que el felino por fin rompía las cadenas, recordé la variedad de cosas que esa familia colocó ante sí para complicarse su día a día.


En poco menos de un mes de estadía, se llenaron la casa de electrodomésticos. Y ya vi en la puerta, dos veces, la camioneta de un reparador de artefactos de la zona; ésos oficios que sólo se ven en algunas películas de bajo presupuesto.


También fui testigo de varios cambio de muebles con insultos de por medio a la mueblería. Las paredes prácticamente están ocultas.


Supongo que deben tener los fondos suficientes para sostener esta segunda residencia, así como las dos camionetas (con lo cara que está la nafta, la patente y el seguro), como las cuotas de los electrodomésticos, los muebles y la comida del gato, además de la alimentación de los tres hijos y los gastos básicos de cualquier ser viviente.


Lo más curioso, sin embrago, es que se supone que en ese hogar van a despejar su cuerpo y su mente los fines de semana. Pero según lo que veo, la actividad nunca cesa, con gente yendo de aquí para allá; la empleada doméstica limpia el piso entre los cables de la playstation, la madre dando indicaciones, los chicos siempre planeando qué hacer para matar el tiempo si es que no están sedados viendo la tele. Y con la atención puesta, además, en el pobre gatito.


Aunque no lo sepa ni tenga forma se saberlo, la hiperactiva pareciera seguir el patrón de la mayor parte de las mujeres de su edad –unos 45 digamos- y estrato social –medio alto tirando a alto-. Son las que se llenan la agenda personal con actividades extras: gimnasio los lunes, natación los martes, danza oriental los martes (a última hora), idioma japonés los miércoles, hatha yoga los jueves y cocina tailandesa los viernes. Lo que sea con total de que no quede ni un huequito. Según postula la vox populi, el tiempo libre muerde.


Esta familia, sigo, suele salir de casa a los gritos y a los camperazos. Como si en su rutina ya estuviera pautado que hay que hacer muchas cosas, sin parar, para que, al final, no haya tiempo para nada más y salir a las apuradas de casa.


Libros, revistas o papeles escritos, más allá de los manuales del reproductor de DVD, nunca vi sobre la/s mesa/s de esa casa. No les vendría mal un curso acelerado de narrativa los sábados a la mañana.

25 de agosto de 2008

"En pie de Guerra" (La Nación Revista)












"En pie de guerra", reportaje sobre testimonios de argentinos en el Ejército de Israel publicado ayer en La Nación Revista.

19 de agosto de 2008

Perra vida


Hoy se me ocurrió escribir sobre una cuestión esencial: los perros. Poco se habla y escribe de ellos en los medios de comunicación y eso que para un importante número de personas -y cada vez más- los perros son parte de los cotidiano. Se supone que son las mascotas de los "amos". Pero si el "amo" alimenta, saca a pasear, le limpia la caca, lo lleva al veterinario (y les compra los medicamentos), los baña, los cepilla y hasta les corta las uñas; ya me dirán ustedes qué clase de "amos" son los dueños de perros.

Como decía, poco se trata la cuestión canina en los foros públicos. Mucho menos se hace sociología de los cuadrúpedos peludos. En mi opinión, la masiva presencia de perros en los hogares no se puede explicar de otra forma que no sea por la ausencia de cariño y compañía humana. Pobrecitos, se los utiliza para reemplazar el amigo, pareja, buen padre o buen hijo que no está o que está pero como si no. Qué pena, ¿no? Claro que no todos los que tienen perro padecen este tipo de patología. Simplemente es una moda eterna esto de tener perros. Si no fueran necesarios, ¿por qué hay tantos?

En España recorrí decenas de casas como vendedor de seguros de entierro. En tres de cada cinco puertas, calculo yo, me recibían a los ladridos. En Argentina no anda muy lejos la estadística. Hace poco que me mudé y mis dos únicos vecinos en el bloque... tienen perro. Ambos dan crédito a la máxima que postula que los peludos son semejantes a sus amos. Un padre que ronda los sesenta sale de caminata con una perro de 15 años de edad que se arrastra como puedo y ya no ladra porque ya no se acuerda. Lindo bicho: el día que me conocía por primer vez hizo pipí en mi puerta. La bautizó. La raza la desconozco (claro, como nadie informa sobre los perros). Y la del tercero es una mujer inquieta, con dos hijas inquietas y un caniche inquieto. Por sistema, infalible, ladra siempre que suena el timbre. Y seguro que muerde, de mala leche que es.

De momento, este caniche no ladra por las noches. Sospecho que porque es invierno. Esto no lo leí ni lo dijeron en la tele; lo soporte durante tres años en el monte: los perros sólo emiten ladridos nocturnos en verano.

En la Capital Federal se acumulan cada noche 70 toneladas de caca de perro. Qué poético. No vamos echarle la culpa a los peludos, pobrecitos, que ni saben que eso se llama "mierda" y que su color es marrón, amarillo, negro o hasta verde. Total, que para algo se paga el ABL y que limpien los hombres de ciudadanía paraguaya por las noches. Que se haga decreto: el que no entiende eso de tener un perro -que no sabe limpiar su propia mierda- que no lo tenga.

Por otra parte me parece que tener un perro en la ciudad, atrapado entre hormigón, asfixiado, que tenga que usar un ascensor, es antinatural para los canes. ¿Acaso no vamos a creer que la naturaleza los adaptó filogenéticamente para que puedan sobrevivir en el décimo piso de una torre de Belgrano y compartir esos 15 segundos de elevador con una viuda insufrible y mentirosa?

De chico quise tener un perro, pero me niego a torturar - y a someterme a sus caprichos- de los perros en plena ciudad, sin aire, sin que pueda hacer caca y uno no tener la obligación de limpiar el excremento en el momento. En el campo, señores, de eso se encarga la tierra. La mierda de perro es bendecida.

Perra vida. He visto gente llorar por un perro, familias descompuestas por el fallecimiento de ese hermano no humano. También vi perros llorar por la ausencia prolongada de sus dueños. De noche, los pobres ladran. Pero sólo en verano.

Un gran amigo tiene una compañía maravillosa: Negro. Lo arropa cada mañana en la playa (vive a 20 kilómetros de Barcelona), en la luz y en la sombra. Conectaron el uno con el otro. Se lo cruzó por ahí y se enamoró de él. No lo compró en una veterinaria ni en la feria de Cachogos (¿quién le habrá puesto la "g" en el medio?, que suena horrible). Tampoco lo manda a la peluquería. Si es un perro...

11 de agosto de 2008

Alfonsín tenía razón

En aquellos ochentas, la propuesta sonó a broma: la Capital Federal debía ser trasladada a la ignota ciudad de Viedma, la capital de Río Negro. La iniciativa del ex presidente radical, Raúl Alfonsín, pretendía ni más ni menos que descentralizar el poder y la población de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense. Y eso que, a mediados de los 80, éramos (yo tenía 6 años) en el área metropolitana la mitad de los 15 millones de personas que superpoblan esta región. En Brasil no había funcionado el traslado de Río de Janeiro a Brasilia -esa ciudad, San Pablo y Belo Horizonte no perdieron un solo habitante sino que siguieron construyendo para arriba-. Entonces, ¿por qué en la Argentina iba a ser exitosa?

Si hoy analizamos el exceso de gente que vive en la Capital Federal y el GBA y los apuros económicos que eso genera; la inseguridad, la inflación inmobiliaria, la contaminación, el colapso permanente y sistemático del tráfico sobre ruedas y rieles, dependencias estatales repletas de colas. ¿Se pudo haber evitado todo esto? Sí, se pudo haber evitado. Pero no se quiso.

Para colmo, todos los equipos grandes del fútbol están por acá (o a 20 manzanas del límite, que es lo mismo) y los chaqueños o salteños que no padecieron una emigración económica forzosa a la "gran ciudad" sueñan con, alguna vez, probar suerte en la ciudad donde Palermo la emboca o donde Falcao grita los goles por Fox Sports.

Como muchísima gente, tomé la determinación de escapar de la city, aunque cinco días a la semana debo ir a trabajar al barrio de Palermo. Es que no se aguanta.

Aún así debo soportar el tráfico a ciertas horas -jamás a hora pico, sería lo último-, me tomo el subte que no es nada agradable durante el día. Pero, sobretodo, debo padecer el stress visual, auditivo, gustativo y táctil de una megaurbe (metropolis, megalópolis... ¿cómo es que le decían en el cole?) que explota. Explota. Y eso que he estado en Calcuta, Bombay, México, Bangkok y otras megaciudades de más de 20 millones de habitantes. Pero estuve sólo de pasada. Aquí, vivo. Y la cosa va a peor ante nuestros ojos.

Hay que sacarle la mano de la foto triunfal a Don Raúl y darle la mano derecha. A 2008, a la vista de los hechos, habría que haberlo, al menos, probado. Total, qué se iba perder. Siendo la Argentina tan tan grande (¡de El Calafate a La Quiaca hay 5.000 kilómetros y más de la tercera parte de la población vive en 400 km2!) no hay forma lógica racional de poder explicar cómo sucedió todo esto. Los pobres del interior que conformaron las villas en los últimos 40 años nada podían hacer para evitarlo. Unos de los grande fallos estructurales de este país es la centralización excesiva, perniciosa, en Buenos Aires. Si no, miren a Europa en los mapitas de google: tienen varias grandes ciudades, la mayor parte, equilibradas. Sólo un puñado superan los 2,5 millones de habitantes.

¿A quién se le puede ocurrir poner a tanta gente a cocinar, lavar los platos, dormir, cojer, estudiar, caminar, correr, hablar, discutir, besar o patear un culo en tan poco espacio?

¿A qué clase de tarado se le ocurre tener un hospital con 500 camas para 200.000 personas?

Alguna vez tendremos a otro bigutudo "inocentón" que propondrá mandar la capital a Chapadmalal o Santa Teresita. Señores, por favor, hagámosle caso.

30 de julio de 2008

Regreso tras receso por mudanza y otros motivos

Este blog no está muerto ni muchos menos. El 20 de junio me mudé al partido de Tigre y desde entonces esta bitácora intangible se tomó un descanso, el primero desde febrero de 2007, cuando abrí este espacio personal. Seguiré incluyendo artículos firmados en diferentes publicaciones y algunas apreciaciones de lo que sucede y los que nos sucede.

15 de junio de 2008

15 años de pachanga (Revista C, Crítica de la Argentina)

Pachanga, crónica de una década y media del club de música electrónica más prestigioso de la Argentina, Pachá, en la Revista C del diario Crítica de la Argentina (Lanata). La tribu fundacional, "las fiestas de Hernán", el boom de Clubland y otros relatos de la pista y el dance en Rafael Obligado y Pampa.

Vale la pena ver los comentarios de clubbers en el foro de Hernán Cattáneo y las webs nightclubber y clubber. Cito algunos:






“Con respecto a la nota, es lejos, de las mejores notas que leì referidas a Pcha y a la mùsica electrònica. Se nota que el periodista sabe y no es un improvisado de un diario al estilo Clarin o La Naciòn, que tuvo que escribir sobre Pacha, y averiguò dos cosas y las pasò al papel. La verdad, de lo mejor en años que leò respecto de la ME”

"qe buena nota, la verdad me gusto mucho, el aire qe le da Gueler es espectacular! xD
muchas gracias pro el aporte!

"Y adhiero a la opinion de la mayoria respecto a la nota... hace una infografia y resumen bien exacto y marcado por epocas, estereotipos, artistas, restricciones y libertades..."

"muy buena nota. Interesante. Alejada de lo que comunmente se publica y eso me motivo a leer todo el articulo".

"muy buena la nota un poco larga y con demasiadas metaforas al principio, pero muy interesante e informativa. Cuanta historia que tiene Pacha"

"que bajada de linea que tiene, se nota que es una nnota que no tiene idea que fue pacha, que representa y mucho menos comparte el ideal electronico. una nota de color de un periodista q no tenia que haces"


14 de junio de 2008

Campo, Gobierno, campo ¿Y el país, la gente?

El Gobierno sabía que si se mantenía duro, los ruralistas tomarían las rutas y, a la larga, se agravaría el desabastecimiento. El campo sabía de sobras que el Gobierno no iba a ceder e igualmente siguió adelante con las advertencias. El Gobierno sabía que el campo sabía que ellos no se iban a mover ni un pelito de su posición con las nefastas consecuencias para la economía que cada día son más visibles. Y el campo sabía que al Gobierno no se le iba a mover un pelo si a la gente le faltaba la carne, en el interior no había nafta o medio país se quedaba sin poder viajar a la otra mitad. Todos lo sabían todo y aun así siguieron adelante. ¿Y la gente, los precios, las colas en los surtidores, la delincuencia en constante aumento?

A los ojos del país, el país se está hundiendo al son del conflicto entre el campo y el Gobierno. Y cuando digo hundiendo me refiero a que se puso la mesa servida para que, otra vez, haya una revuelta social. Decían que en 2009 o 2010 se venía otra coyuntura como la del 2001. Si es que la iba a ver, esta estupidez evitable entre el mundo K y el mundo Soja no ha hecho más que adelantar las fechas. Se nota: la gente perdió poder adquisitivo desde el 11 de marzo, hay más inseguridad en las empresas y en las calles (sobretodo, en el conurbano nocturno). Todo ha vuelto atrás, a 2002 o 2003, pero con precios en pesos multiplicados por dos, por tres o por cuatro. ¿Habrá vuelta atrás, al 2004, 2005 y 2006?

Que no olviden los que salen todo el día, todos los días, en la tele: las retenciones móviles y la producción de soja no son los principales problemas que afectan a la mayoría de los argentinos. Que se sepa que los principales problemas estructurales de la Argentina son la pobreza (el 40% de los argentinos no tiene dinero para la canasta básica, diga lo que diga el INDEC), la inseguridad, la inflación, la tacañez en los sueldos en la mayor parte de rubros (salvo los que pactan con el diablo, como los camioneros y choferes de subte, quienes no cobran menos de 4.000 pesos al mes, con lo formado que uno debe estar para conducir máquinas, ¿no?), la falta de instituciones políticas válidas, la dependencia de la Justica del poder y la impunidad para los casos no mediáticos, la profunda crisis familiar (padres que decidieron no educar a sus hijos), la mala educación y la pérdida total de valores en prácticamente todos los estamentos de la sociedad (lo que conlleva a la corrupción generalizada, entre otros virus como el individualismo y la deshonestidad extremos, y "el otro me chupa un huevo").

12 de junio de 2008

Preguntas y respuestas sobre el petróleo (Infobae)


"
Preguntas y respuestas de la crisis mundial del crudo", publicado el pasado domingo en Infobae.com. Explica por qué el precio de la fuente de energía más requerida en el mundo aumenta a pasos tan acelerados, cuántas reservas quedarían en el planeta y cuáles jeques árabes son los que deciden, a su conveniencia, la cotización del barril de crudo.

31 de mayo de 2008

El mayo argentino (elpais.com)

MARCHA DE PIQUETEROS AL OBELISCO (DIEGO GUELER)

"El mayo argentino", texto publicado en la sección Yo, periodista de El País

La historia antigua de la Argentina cuenta que el 25 de mayo de 1810, la burguesía criolla logró desactivar por la vía violenta la dependencia comercial con la Corona española. Es lo que los manuales de colegio rotularon como “la revolución de mayo”. La historia actual de la hija-patria española cuenta que, a dos años del Bicentenario de aquella gesta, el mismo lugar, la Plaza de Mayo, lució vacía. La guerra se ha trasladado a otra parte.

Los “revolucionarios”, los productores agropecuarios, cortaron rutas en la provincia de Entre Ríos y se enfrentaron con agentes de Gendarmería como un nuevo gesto de desagravio contra el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, por la suba a las retenciones de las exportaciones de carne y granos. El conflicto, que ya va por su segunda huelga del campo permanente, vivió sus momentos de máxima tensión, al sumarse numerosos manifestaciones de agrupaciones de piqueteros, “los contrarrevolucionarios”, quienes marcharon, en una de ellas por la Av. Corrientes hacia el simbólico Obelisco en señal de apoyo al Gobierno.

Si bien ayer la administración kirchnerista redujo levemente la presión fiscal sobre la soja, el maíz, el girasol y trigo, la cuestión de fondo sigue inmóvil en esta puja por las “retenciones móviles”. El Gobierno continúa reacio a ceder al clamor agropecuario, los ciudadanos (volvieron los célebres cacerolazos en centros urbanos) y los empresarios, que ya acusan graves efectos en la economía por el lockout agropecuario. Este mayo argentino es de color gris oscuro, tal como el cielo pre-invernal que estos días cubre a las pampas.

El resto del país sigue perplejo y cada vez más preocupado por una pugna que pudo evitarse, en una nación en pleno crecimiento económico y con una Presidenta que asumió hace seis meses con un altísimo grado de apoyo social (59%), pero que perdió 21 puntos desde que se inició la contienda, según la consultora independiente Poliarquía. Un día después, en una medida de contraataque, consultoras estatales difundieron una realidad opuesta, que la Presidenta, incluso, ganó afición.

Son las dos argentinas que se narran a diario. Cada argentino debe decidirle a cuál creer a cada paso. Pero cuidado: “El que no suma, resta”, expresó anteayer, tajante, el influyente ministro de Planificación, Julio De Vido.

El clima de este mayo francés es, por lo pronto, de nubosidad variable y probabilidad de chaparrones: hay altos niveles de inflación –20% en 2007 según las consultoras, 8% para el desmantelado INDEC oficial-, elevadas tasas de pobreza e indigencia –las cifras del Gobierno contabilizan 4 millones menos respecto a otros sondeos- y un número de delitos, crímenes y secuestros –el sábado a la noche fueron asesinadas a balazos 5 personas en Córdoba, Santa Fe y San Juan- sólo comparables al período de crisis post corralito. “¿Crisis? ¿corralito? No es posible que puedan volver a ocurrir”, aseguró un economista allegado al Gobierno. En la City porteña no piensan igual: especuladores financieros compran cada vez más dólares y euros.

Por si fuera poco, el “granero del mundo” de los años ’40 (el medioevo argentino) ahora debe tragarse toneladas de soja, trigo y bifes de lomo. Y eso que el hambre es un bien que aquí también abunda. El secretario de Comercio, Guillermo Moreno –un as de espadas del ex Presidente Néstor Kirchner- bloqueó sucesivamente las exportaciones en el legendario puerto de Santa María del Buen Ayre.

28 de mayo de 2008

Por qué el "bicing" es casi inviable en la Ciudad (Infobae)

Por qué el "bicing" es casi inviable en la Ciudad

Nota sobre los baches con los que tropezará el sistema de alquiler de bicicletas en el centro de la Ciudad de Buenos Aires. Comenzaría a funcionar a finales de setiembre y el área donde se podrán sacar y dejar bicis es, a modo gráfico, entre las estaciones de Retiro y Constitución. ¿Funcionará?