6 de febrero de 2007

"Señol, váyase usté pa África primero"


Una suma de equívocos, confusiones y malinterpretaciones me han depositado en una apocalíptica sala de últimas urgencias. El cóctel me lo he tomado yo, desde luego, pero también ciertos editores que, espero algún día, se arrepientan por lo obrado. O por lo no obrado, más bien. Diferencias subculturales y determinismos que afectan un desheredado en un país ajeno pasadas por alto, la falta de un trabajo digno -bien remunerado- de aquello para lo cual me he formado durante años motiva el fin de un exilio pacífico y por voluntad propia, y que ya contabiliza cinco años y cuatro meses de prolongación.

Se sabe: con un permiso de residencia de trabajo en España y un costo de vida relativamente bajo, el ahorro de dinero no es misión imposible si se dispone de voluntad y agallas para soportar al incómodo jefe o jefa. Además, la moneda Euro cotiza a la alza en los mercados internacionales, sobre todo en los países más pobres de esta deteriorada y decadente Tierra. Con lo cual, plantearse un prolongado viaje por regiones que despierten el interés de uno y que, como requisito, son países económicos, "tirados de precios", como se dice vulgarmente, es una cuestión de decisión. Y lo dicho: bajarse los pantalones durante el tiempo necesario. Yo ya me los he bajado. Ahora toca goce.

El 31 de julio de 2006, la intervención de urgencia del ex Comandante Jefe y Presidente del Gobierno Revolucionado de Cuba, Fidel Alejandro Castro Ruz, al filo de los 80 años, motivó mi determinación por idear un visita a la isla, anhelo almacenado en mi memoria secundaria desde hacía ya años. Una vez que la pasantía no remunerada en la Televisió de Catalunya (TV3) alcanzó su fecha de caducidad, a finales de setiembre, me puse manos a la obra.

No vale la pena precisar los trabajos que realicé para ahorrar el dinero; son todos anécdoticos. En cinco años, dudo que recuerde los rostros que me acompañaron en los últimos cuatro meses. Al mismo tiempo he ido recabando información acerca de la obtención del visado de periodista con el cual poder desempeñar como cronista independiente en Cuba para algunos medios escritos que pudieran interesarse en mi crónicas. Pues bien, -o mal- la solicitud no llegó a buen puerto y, siguiendo los consejos de las autoridades cubanas, habrá que esperar hasta mayo.

Con las 704 horas trabajadas a cuestas, la materia fecal soportada y el chanchito del ahorro hecho un chanchito, había que tomar una decisión. Y rápido. El invierno barcelonés me aburre y ya estoy apuntado para cobrar un seguro de desempleo. ¿Medio Oriente? El paso fronterizo entre Líbano, Siria y Jordania no está garantizado. Fiebre antioccidental en la región. Inestabilidad. Mi madre no duerme durante meses. Desechado. ¿Asia? Ya conozco el aroma y las melodías del sureste de aquel continente. El Tibet está cerrado hasta abril a causa de la nieve y desplazarse por la China capitalista no sale a cuenta. La respuesta: África subsahariana (Marruecos, Sáhara Occidental, Mauritania, Mali) y el comienzo de la África negra (Senegal, las Guineas, Burkina Faso, Costa de Marfil). Esta zona está a un paso de España, lo que equiva a poco más de 90 euros en avión. Es asequible. Tengo cobertura médica. Es que el mundo más pobre es, a mi entender, el más hospitalario y más interesante de todos los que pueda haber para un cartesiano aventurero y regateador como yo. La India y Nepal me lo han demostrado.

Una metáfora de la solidaridad internacionalista cubana en las guerras de Angola y Etiopía durante la descolonización de los años 70.

Fidel me envía a África.

3 comentarios:

ginzaline dijo...

No tengo ni la menor idea de en qué rincón del mundo te encuentras en este momento.Puede que, a día de hoy, ya estés incluso en Argentina ya.
Me ha gustado mucho tu blog, ha sido bonito acompañarte por estos últimos dos años, que como he podido ver te han sentado muy bien en todos los sentidos.
Felicidades por todos tus galardones, la verdad es que te los has ganado a pulso.
Espero que sigas bien, cuídate mucho

Un beso
Cristina

MARIO D BALAN dijo...

DIEGO BIENVENIDO A LA ARGENTINA.
LA VERDAD QUE NO SABIA NA DA D ETUS CORRERIAS POR EL MUNDO.
TUS PADRES HAN SIDO MUY RESERVADOS EN ESA AREA.
ME ALEGRO DE TU BLOG, ESPERO QUE NOS RECUERDES.
UN RECUERDO PARA UN NIÑO EN MI MEMORIA PERO LE ESCRIBO AL HOMBRE QUE LE LEO.
UN ABRAZO
MARIO BALAN
WWW.DOCTORBALAN.COM.AR

Anónimo dijo...

Hola Diego, obvio que no nos conocemos, por casualidad te encontré en internet y me interesaría ponerme en contacto con vos para hacerte unas consultas, basicamente acádemicas, y tu experiencia en la UPF en Bcn. Mi mail es jo_jalil@hotmail.com, si podes mandame el tuyo y te contacto
grcias
jo